3 mar. 2011



Esas palabras tiernas que nos decimos uno al otro
están guardadas en el corazón secreto del paraíso.
Un día como la lluvia, ellas caerán y mojarán todo y
su misterio crecerá verde sobre el mundo.

Cuando estoy contigo, estamos despiertos toda la noche
Cuando no estás, no puedo dormir
 Que Dios bendiga estos dos insomnios

-Rumi- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario