14 abr. 2011

Un crimen perfecto

No pierdas la calma, Maria, fueron las últimas palabras que le dijo su amiga. Ella pensaba que todo estaba bien, que era como un juego, que no le importaría y todo estaría normal, pero poco a  poco se dio cuenta que no todo iba igual. El le dijo que era lo mejor olvidar todo como si nada hubiese pasado. Quizás no se verían en un tiempo y todo se volvio un manicomio lleno de problema de atención, que el juego se volvio real. Maria le dijo que todo te vaya bien, nunca más te volveré a ver porque si lo hago no podré olvidarte,pero algún día te encontraré solo espero no cansarme de buscarte en algún lugar. Aunque me rompiste el corazón igual.



adioos,gente.