21 nov. 2010

Última vez.

Hoy en todos mis sueños siento
que tus mejillas una vez más vuelvo a rozar
te extraño más de lo que debo
cuando en realidad te debo olvidar.

Te escribo un último verso de amor
mientras me convenzo de que ya no hay razón .
Te entrego esta carta sin rencor
las tristes notas que vienen del corazón.

 Fuiste como el rocío de cada mañana
en mis recuerdos por donde ahora solo pasas.
Eres el pilar que se enciende con el alba
y se apag porque siento que ya no me extrañas.

Y durante el crepúsculo solo hay rezos
al Dios que hasta hoy no deja de escuchar
el último de todos mis deseos:
Que el destino nos vuelva a encontrar.


Como anillo al dedo. DV.


Buena suerte y ya nos vemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario